Desmitificando: No debes teñir, alaciar o rizar tu cabello si estás embarazada o amamantando.

Hemos escuchado muchas veces que durante el embarazo, e incluso cuando estamos amamantando a nuestro bebé, se desaconseja la aplicación de tintes en el cabello o procedimientos como alaciados y ondulados permanentes.

Hay muchas recomendaciones de asociaciones y organismos importantes que se dedican al cuidado de la salud, y todos concuerdan en que el uso de tintes u otros procesos químicos son, en su mayoría, bastante seguros durante el embarazo y la lactancia.

El único estudio que ha encontrado un posible, y repito, POSIBLE riesgo de someterse a tratamientos químicos capilares durante el embarazo, es uno realizado en el año 2011 por Arnaldo Couto, biólogo brasileño. Él sugiere que las mujeres que tiñen su cabello durante el embarazo tienen más posibilidades de tener un hijo que desarrolle algún tipo de cáncer.

Extrañamente no hay mucha información de esto, sólo las noticias que se publicaron en 2011, pero no hay algo reciente que nos diga qué pasó con esa investigación, si la hipótesis fue verdadera o falsa, o cualquier otra cosa. Yo no me fio mucho de este tipo de noticias que no tienen mucho fundamento o continuidad. Pero si gustan investigar por su parte pueden hacerlo y me platican a qué llegaron.

La única precaución que se debe tomar es cuando el proceso capilar pide que no se lave el cabello en ciertos días. Esto suele ser recomendado en alaciados permanentes que contienen formol, con el propósito de asegurar la efectividad del alaciado. El riesgo no se da tanto por lo que el cuerpo absorba, si no por el desprendimiento de químicos que habría en los días posteriores a su aplicación y su posible afectación al bebé por el contacto directo con el químico. En resumen, si te lavas bien el cabello para quitar residuos es seguro el procedimiento; pero si debes dejarlo un par de días, entonces se desaconseja que lo hagas.

Actualmente todos estos procedimientos son mucho más seguros que antes y las sustancias que se utilizan en el proceso, aunque sean químicos, son menos agresivos.

Pero también debemos tomar en cuenta que con los cambios hormonales que sufrimos, hay veces que nuestro cuerpo reacciona de manera diferente a procesos que ya hemos pasado antes sin ningún problema. El riesgo que se quiere evitar es que si tienes alguna reacción desfavorable como alergias o infecciones, se dificulte el tratamiento de ellas por lo  mismo de que estás embarazada o lactando y no puedan recetarte algún medicamento debido a tu situación.

Igualmente, si hacemos memoria, en este post comentamos que al inicio de la maternidad se suele caer una gran cantidad de cabello, así que si además le sumamos una agresión química, puede ser que se nos caiga aún más. Preveamos esta posibilidad para no tener sorpresas desagradables.

Así que si decidimos someternos a pintarnos el cabello, o alaciarlo, o lo que sea, les dejo algunas recomendaciones para que sea lo más seguro posible:


Si estamos embarazadas podemos hacer lo siguiente:

  1. Lo primordial es que el proceso lo realicen en un lugar bien ventilado para no respirar los químicos que se desprenden y evitar así su ingreso a nuestro organismo.
  2. Por tu tranquilidad, es recomendable esperar a que cumplamos mínimo 12 semanas de gestación (3 meses) para que el bebé no esté tan vulnerable y sea más seguro el procedimiento. Es muy pequeña la cantidad que el cuerpo podría absorber, y es menos probable aún que pase al bebé, pero para descartar cualquier posibilidad, podrías seguir esta recomendación.
  3. Podríamos ocupar un tinte natural con el propósito de que no haya tantos químicos involucrados.
  4. Es muy buena idea teñir un mechón para ver cómo reacciona nuestro cabello y nuestra piel, ya que los cambios hormonales pueden desencadenar una reacción diferente a la usual. Tal vez el color que toma el mechón es diferente al que tomaba antes de embarazarnos, o tal vez nos irrite el tinte esta vez. Tenemos que probar.
  5. Cuando estamos embarazadas hay olores que no soportamos, revisa que el olor del tinte no sea uno de ellos. Así podrías cambiar de tinte si el que pensabas usar te causa náuseas.

Y si estamos amamantando los tips que les doy son los siguientes:

  1. No permitas que el bebé esté cerca, ni mucho menos mame mientras tu cabello está en el proceso químico. Ellos aún son muy vulnerables y podemos irritarlos por un poco de exposición a los gases que se desprenden o al químico utilizado si es que llega a tener contacto con él.
  2. Prevé el tiempo que necesitarás para ponerte guapa. Si son varias horas, deja extraída leche desde antes; no vaya a ser que a tu bebé le dé hambre mientras estás en el salón de belleza y por apurar a la estilista no quedes tan bien como pensabas.
  3. Si tu cabello es largo, cuida que los primeros días que aún desprendemos un poco del químico mientras nos bañamos o sudamos, no tenga contacto con el área del pecho, específicamente del pezón, pues sin darnos cuenta nuestro bebé podría estar ingiriendo pequeñas cantidades del químico.
  4. También se recomienda llevar el cabello recogido (si es que lo tienes largo) durante los primeros días o inclusive corto, con el objetivo de que el cabello tinturado tenga el menor contacto posible con la piel que pudiera absorber algún químico.
  5. No dejes que tu hijo chupe tu cabello teñido, creo que esto es obvio y que no tengo que explicar el porqué.
  6. Me imagino que se han dado cuenta de que tarda un par de días en desaparecer el olor del tinte de nuestro cabello. Puede ser que si nuestro bebé es muy sensible de su olfato, no le guste mucho el olor y no quiera pegarse a nosotros con tanta facilidad. Podríamos extraernos leche por estos días si es que nos percatamos de que está comiendo menos que antes.
  7. Podríamos usar, igualmente que lo recomendé para las embarazadas, la alternativa de tintes naturales, suelen ser menos agresivos y con menor olor que los comerciales.
  8. También podríamos evitarnos sorpresas de color o reacción si teñimos un mechón antes para ver cómo queda, y si es lo que deseamos.

En lo personal no me hice nada en el cabello durante mi embarazo, sólo me lo dejé crecer aprovechando que estaba tan bonito y sano. Y durante la lactancia sí lo intenté teñir (de hecho fueron 3 intentos, en diferentes ocasiones y con distintos tintes) pero jamás se fijó el color, aquí les platico más largamente esta historia.

Después del parto mi cabello quedó muy bonito pero ahora ya no me agarra los tintes, me imagino que es cuestión del reajuste hormonal. Habrá que ver si después de que mi hijo se destete vuelve a como era antes. Ya les contaré cuando esto suceda.

¿Te pintaste el cabello cuando estabas embarazada o amamantando? Y si estás embarazada ¿qué decidirás?

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s