Biografía de una cabellera a la que no dejaban crecer.

En 1989, meses después de mi rapada.

En 1989, meses después de mi rapada.

Mi mamá cuenta que cuando nací tenía poco cabello, así que al año me rapó y, según ella, a partir de ahí mi cabellera se volvió mucho más abundante de lo que la tenía y bonita, además de que se me engrosó el cabello pues estaba muy delgadito y frágil.

Vayan a saber ustedes si en verdad funciona eso. Por mi parte puedo decir que ahora tengo mucho, muchísimo, muchisisísimo cabello; cada que voy a la estética me dicen “¡Pero cuánto cabello tienes!”, así que si un estilista que conoce varias cabelleras dice que la mía es abundante, pues deber serlo.

Sigue leyendo

Anuncios

Boicot a mi cabello.

Quiero platicarles acerca de mi meta principal con este blog: Dejarme crecer el cabello. No sé exactamente hasta  dónde lo quiero, pero para ponerme una meta y no hacer lo que siempre termino haciendo (cortándolo) he decidido que quiero que me llegue hasta la cintura.

No sé por qué me he boicoteado tanto. Ni siquiera puedo contar las veces que me he propuesto esto mismo una, otra y otra vez. Siempre paso de un largo aceptable, poco menos de media espalda, a cortarlo por encima de los hombros, o más corto aún. ¿Será algo psicológico? La verdad es que ni yo misma me sé responder.

En 2010 tenía el cabello de ese largo (soy la del lado derecho, la del bikini) y ¡hasta trenzas podía hacerme! Ahora a duras penas puedo agarrarme el cabello en una pequeña coleta.

En 2010 tenía el cabello de ese largo (soy la del lado derecho, la del bikini) y ¡hasta trenzas podía hacerme! Ahora a duras penas puedo agarrarme el cabello en una pequeña coleta.

Sigue leyendo